Investigan a doctora por muerte de Alondra en Hospital General del Norte

La doctora Gina Sánchez Flores del Hospital General del Norte, en Puebla, es investigada ante las acusaciones de negligencia en su contra por presuntamente haber diagnosticado mal y no haber brindado buen servicio a Alondra Luisa Mortier Patiño, una joven que falleció el 24 de marzo pasado.

Ante las manifestaciones que han realizado los padres de la víctima, Miguel Ángel Mortier y Olivia Patiño, el secretario de Salud estatal, José Antonio Martínez, admitió que la joven falleció en este nosocomio y que ya se indaga si hubo “mal praxis” (negligencia).

“Ya estamos investigando si sí existió mal praxis y también inadmisible el trato, en caso de que se compruebe, de parte de la doctora”, dijo el funcionario al ser cuestionado sobre el tema.

El gobernador pidió a los padres a acercarse con él y prometió que si alguien no hizo bien su trabajo, habrá consecuencias.

¿Porqué acusan negligencia en la muerte de Alondra?
Según lo que han narrado los padres de la joven, de 18 años de edad, la madrugada del 24 de marzo la llevaron a este hospital, debido a un fuerte dolor de estómago, pero la doctora Gina no la atendió de inmediato pese a que no tenía pacientes.

Incluso, presuntamente los regañó cuando Alondra cayó al piso al no aguantar el dolor y después de tanto rogarle atención, les dio una receta y le diagnosticó colescistitis aguda a Alondra, la inyectó y la dio de alta al asegurar que estaba bien.

Sin embargo, los dolores no cesaron y en su desesperación, los padres buscaron opciones en hospitales privados, pero les solicitaban al menos 100 mil pesos para operarla en el caso de la Clínica de Especialidades Médico Quirúrgicas, ubicada en la calle 15 sur.

Ochenta mil en el caso del Hospital Universitario y 60 mil en la Cruz Roja, que ante falta de apoyo del gobierno federal, ya dejó de ser un hospital de beneficiencia.

Ante los altos costos, los padres regresaron al Hospital General del Norte y ahí, otro doctor ordenó operarla de inmediato. Sin embargo, ya era demasiado tarde, sus órganos ya estaban dañados, ella no aguantó y falleció.

El calvario de la familia no acabó ahora, sino ahora vino la contratación de una funeraria y debido que lo hicieron días después, supuestamente fueron amenazados por el personal médico, acusados de abandono de cadaver, aunado a que le pidieron no denunciar este caso.

Sin embargo, los padres de Alondra ya denunciaron penalmente a la doctora, ya interpusieron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos y exigen a la Secretaría de Salud hacer lo propio para que Gina no vuelva a dar ni consultas.

Deja un comentario

Loading...